Accesibilidad

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Especies PACE: Jaguar

El jaguar, cuyo nombre científico es Panthera onca, es el felino más grande que existe en América. Su color es típicamente naranja pero puede variar desde amarillo pálido hasta café rojizo. Posee manchas negras en forma de rosetas (manchitas formando una especie de círculo con una o más manchas en el centro) y el pelaje es blanco en el pecho y la parte interna de sus patas. Los animales conocidos como panteras también son de la misma especie, la única diferencia es que su pelo es de color negro pero también poseen rosetas que se distinguen a corta distancia pues son ligeramente más oscuras que el resto del pelaje.

 

Jaguar, foto: Rodrigo Núñes

 

 

 

Estos gatos miden hasta dos metros y medio contados desde la nariz hasta la punta de la cola, siendo las hembras más pequeñas que los machos. Pesan de 45 a 114 kilogramos ya en estado adulto y a pesar de su complexión robusta, los jaguares son buenos nadadores y son capaces de trepar árboles con facilidad, para descansar y acechar a sus presas ayudados de sus poderosas garras. Sus ojos son amarillos y les proporcionan buena vista durante la noche, cuando salen a cazar sus presas y poseen grandes colmillos como típicos animales carnívoros.
Los jaguares se alimentan principalmente de otros mamíferos de mediano y pequeño tamaño como venados, pecaríes, tapires, monos, tejones, mapaches, armadillos y conejos. También consumen reptiles y sus huevos como tortugas, cocodrilos y serpientes y algunas veces también comen peces.

 

Jaguar, foto: Rodrigo Núñes y C. Anguiano

 

 

Estos grandes felinos suelen tener uno o dos cachorros por camada, que permanecen aproximadamente 100 días en el vientre materno y al nacer se alimentan de la leche de la madre. Cuando crecen, se dispersan buscando y defendiendo su propio territorio. Las hembras suelen permanecer con sus crías mientras los machos son como vagabundos solitarios. Pueden recorrer grandes distancias en un solo día, pero si abundan las presas en su propio territorio, permanecen en este o no se alejan mucho. Los bosques tropicales densos (selvas) son el ambiente con el que mejor se les relaciona pero también se les encuentra en bosques espinosos, bosques de montaña, zonas pantanosas y manglares.


Anteriormente el jaguar habitaba desde el suroeste de Estados Unidos hasta Argentina pero sus poblaciones y área de distribución se han reducido considerablemente. Esto ha ocurrido debido a diversos factores, siendo los dos primordiales la caza de sus ejemplares y la pérdida de su hábitat natural. La cacería se ha efectuado para obtener su valiosa y demandada piel así como para evitar que estos consuman animales del ganado introducido en sus territorios. Por la otra parte, la pérdida y fragmentación de su ambiente tiene su origen en la tala de los bosques y manglares para aprovechamiento forestal y urbanización, así como para el desarrollo de la agricultura y la ganadería, disminuyendo así sus presas naturales, lo que los obliga a buscar presas más accesibles (como el propio ganado) y a verse nuevamente amenazada por la misma cacería.


En la normatividad mexicana, el jaguar se considera una especie “En Peligro de Extinción”. Por ello, el gobierno y muchos actores comprometidos con su conservación trabajan arduamente de manera conjunta para garantizar su permanencia en el medio silvestre. Ejemplo de ello es la reciente emisión del Programa de Acción para la Conservación de la Especie (PACE): Jaguar que promueve una serie de acciones encaminadas a conocer a detalle la situación de riesgo de la especie y a asegurar su protección. Entre estas actividades se puede citar la ejecución actual de un censo nacional de jaguar, así como reuniones realizadas con las comunidades ubicadas en los sitios de distribución de la especie con el fin de concienciar a la población, disminuir el conflicto entre los jaguares y su ganado y evitar la ejecución de estos felinos y la implementación de acciones de inspección y vigilancia a cargo de comités de vigilancia ambiental participativa.

Más información: http://www.conanp.gob.mx/pdf_especies/pace_jaguar.pdf


Bibliografía:


•Aranda, J. M. 1991. El Jaguar (Panthera onca) en la Reserva Calakmul, México: Morfometría, hábitos alimentarios y desnidad poblacional. Pp. 235-274. En: Felinos de Venezuela. Biología, Ecología y Conservación. FUNDECI, Valencia, Venezuela.


•Ceballos, G. y G. Oliva (Coords). 2005. Los Mamíferos Silvestres de México. CONABIO/Fondo de Cultura Económica. México. 986 pp.


•CONANP. 2008. Programa de Acción para la Conservación de la Especie: Jaguar (Pantehra onca). CONANP – SEMARNAT. México. 52 pp.


•SEMARNAT. 2002. “Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2001, Protección ambiental- Especies nativas de México de flora y fauna silvestres - Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio – Lista de especies en riesgo”, Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Diario Oficial de la Federación. México, 6 de marzo de 2002.


•SEMARNAT. 2006. Proyecto para la Conservación y Manejo del Jaguar en México. Serie: Proyectos de Recuperación de Especies Prioritarias Número 14. México. 59 pp.


 

Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP)
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT)

 
Sigue la Gira 200 años de ser orgullosamente mexicanos, en México D.F. del 16 al 22 de diciembre en el Parque Bicentenario Azcapotzalco ( 19 y 20:30 hrs. ) * * * 21 de diciembre de 1809. Conspiración de Valladolid